Reproducción Asistida

El camino hacia la maternidad se inicia con la Concepción. ¿Pero qué sucede cuando ésta no llega?

Como la mayoría de organismos vivos, el ser humano tiene entre sus instintos más primarios, dentro de su ciclo evolutivo, la propagación de los genes y con ella la conservación de su especie. Es cierto que nuestra mayor complejidad cognitiva, emocional y social ha hecho que se diversifiquen considerablemente nuestras metas vitales, pero la maternidad/paternidad, sigue siendo uno de nuestros objetivos primordiales y proyecto vital relevante para muchas parejas. De aquí que la infertilidad pueda ser vivida como un evento inesperado y amenazante y constituirse en fuente importante de estrés.


Además de la anterior, otra razón por la que las personas infértiles pueden incrementar sus niveles de estrés, viene dada por la consideración de la fertilidad como algo propio, inherente y consubstancial al ser humano. En este sentido, cuando se constata la infertilidad, puede generar un estado de sorpresa, una sensación de pérdida de control y/o una merma de la seguridad personal, al mismo tiempo, que crear importantes disonancias cognitivas y emocionales.


Por otro lado la infertilidad puede vivirse como una amenaza para la relación de pareja, y en la medida en que ésta haya depositado en sus roles maternos y paternos parte importante de sus metas futuras, puede verse desestabilizada y empezar a aflorar una serie de sentimientos negativos (culpa, frustración, desengaño, desilusión, etc.) que incidan en un incremento de la tensión entre los miembros. Todo esto hace que el proyecto vital común se vea desbaratado, que los miembros de la pareja pongan en marcha en muchas ocasiones estrategias diferentes para hacer frente a lainfertilidad, y que la reorganización de sus metas comporte un monto importante de esfuerzo emocional.


No dejaré de mencionar que en ocasiones los problemas de fertilidad también pueden conllevar progresivas limitaciones a nivel social, ya sea en el ámbito más cercano como en el ámbito más amplio, pudiendo provocar un aislamiento progresivo e involuntario y cierta retirada social.


Desde Psicología Perinatal puedo acompañarte en caso de:

  • Duelo por infertilidad
  • En procesos de Reproducción Asistida:

- Mujeres solas y parejas de mujeres, ayudando a confrontar la tensión y la demanda físico-emocional de todo el proceso

- Parejas con problemas de infertilidad, ayudado a confrontar la tensión y el estrés del diagnostico y preparando a la
  mujer a nivel físico, mental y emocional para procesos de Inseminación Artificial, FIV, Ovodonación o Adopción de
  embriones




Copyright @ All Rights Reserved